Resistencia: A lo que resistes, persiste. MiVidaenmismanos.com
Resistencia: A lo que te resistes, persiste

Resistencia: A lo que te resistes, persiste

 

Resistencia: A lo que resistes, persiste

Quizás ya hayas escuchado esta frase. Una frase tan simple y al mismo tiempo tan clara, que transmite una profunda verdad: Dónde no queremos mirar, donde se encuentran nuestras resistencias, justo allí está nuestro trabajo por descubrir la gema que se esconde debajo.

Si has leído alguno de mis artículos recientes, ya quizás intuyes que estamos entrando de nuevo en el tema de la Sombra, estos aspectos nuestros que aún no hemos aceptado en nosotros, porque nos juzgamos a nosotros mismos y nuestra conducta como no dignos de ser amados.


Resistencia versus Aceptación

Cuando me resisto a algo (una idea, una persona, una propuesta, una experiencia..) obviamente hay algo en mí que no está abierto a esta experiencia.

Probablemente, y sin darme cuenta, mi mente ha generado en una fracción de segundo un juicio sobre la situación, basado en mi programa de creencias.

No estoy realmente abierta a experimentar la situación sin pre-juicio.

Estoy a la merced de mis programas de creencias que me impiden vivir otra experiencia.

Esta resistencia mental la podemos sentir hasta físicamente en forma de contracturas o nudos en el estómago etc.

Resistencia y Sombra

A un nivel más profundo, la resistencia también refleja la Sombra, como describió Carl Jung tan acertadamente en su frase “Lo que resistes, persiste”.

Al mantener el tema en cuestión encerrado en un cajón, aparentemente inofensivo porque no está a la vista, surgen muchas cosas fuera de nuestro control.

Mantener el cajón bien cerrado, cuesta una considerable cantidad de energía; al vigilar lo que no debe salir, de hecho estamos luchando contra nosotros mismos.

No solo nos costará un esfuerzo mantener al cajón vigilado, sino que además una y otra vez se presentan situaciones y personas en nuestra vida que nos obligan a enfrentarnos al contenido del cajón.

Resistencia y Abundancia

Y finalmente, imagínate un muro de contención en un río.

Me gusta mucho esta imagen que suelo usar a menudo.

¿Qué ocurre con el flujo natural del agua cuando encuentra un obstáculo?

Cambia el curso.

Nuestras resistencias son como pequeños muros de contención a lo largo de nuestro río de la vida, que impiden que fluya de forma natural hacia nosotros lo que tiene que venir.

Mediante nuestras resistencias muchas veces impedimos que las cosas buenas y la abundancia puedan manifestarse en nuestras vidas.

La Resistencia como invitación a mirar lo que hay debajo

De manera que hay muchas buenas razones para pararnos un momento cuando sentimos que nos resistimos a algo.

Hay un mensaje detrás que quiere ser escuchado.

Solo escuchado y observado.

¿Qué me molesta? ¿Qué es lo que no me gusta? ¿Dónde me inhibo a mí misma? ¿Dónde no me dejo vivir?

Si estás lista para profundizar en tus propios procesos, ¡aquí estoy!

Me puedes contactar aquí o vía la página de FB:

Un comentario sobre “Resistencia: A lo que te resistes, persiste

  1. Genial el artículo Kerstin!

    Nos pasamos la vida rechazando tantas de las cosas que nos llegan, incluso muchas de las que hemos elegido conscientemente, sin darnos cuenta de que la aceptación es el primer paso en cualquier proceso de cambio.

    A veces ni siquiera hay nada que cambiar una vez que lo aceptas.

    Necesitamos practicar mucho más el arte de la gratitud y dejarnos de tanta queja.

    Muchas gracias por el artículo

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up