La ilusión de la culpa y la libertad de la responsabilidad -
La ilusión de la culpa y la libertad de la responsabilidad

La ilusión de la culpa y la libertad de la responsabilidad

culpa y responsabilidadHace unos días tuve una conversación con una persona en la que salió el tema de la culpa que siente ella.

De hecho, es un tema muy importante que nos toca a tod@s de alguna forma y por lo tanto necesitamos arrojar un poco de luz sobre sus mecanismos, ya que sentirse culpable por algo, es una forma indirecta de castigarse y por tanto no amarse y perdonarse.


Qué es la culpa y cómo se manifiesta

La culpa suele manifestarse en dos direcciones.

• La culpa que proyectan desde fuera sobre nosotr@s.
• Y la culpa que proyectamos desde dentro hacia fuera o nosotr@s mism@s.

Cuando alguien nos echa la culpa de algo, esto suele incluir algún tipo de manipulación emocional, por lo sutil que sea.
“Por tu culpa me siento mal, enojada, etc…” Puede que esta persona cargue su enojo contra nosotr@s, retire temporalmente su cariño de nosotr@s o nos castigue de otro modo.

Es un gancho psico-emocional bastante eficaz para mantenerse mutuamente en la Co-Dependencia.

Una persona que está trabajando su Amor Propio, poco a poco se dará cuenta de estas manipulaciones y decide no seguir participando en estas dinámicas.

Lo mismo podemos proyectar la culpa desde dentro hacia fuera: “Por culpa de X, he perdido el autobús”. Como si X fuese también responsable de nuestras emociones.

Si proyectamos la culpa sobre un determinado suceso fuera de nosotr@s, nos quedamos instantáneamente en la cómoda posición de la víctima. Indefens@, in-activ@ y justificando nuestro malestar con el comportamiento del otro. Y delegando por completo nuestra responsabilidad – y por tanto, nuestro poder.

Es nuestra decisión y responsabilidad cómo nos queremos sentir en cada momento, independientemente de las circunstancias.

Obviamente, esto requiere práctica. Pero sobre todo, la buena predisposición y voluntad de volvernos los auto-responsables de nuestras vidas. Este es el camino del Amor Propio.

La culpa que proyectamos sobre nosotr@s mism@s, quizás más difícil de detectar y cambiar, es la que adquirimos a edades muy tempranas. Puede que hayamos sido testigos de peleas entre nuestros procreadores y cuidadores primordiales o incluso hayamos vivido abusos.

A temprana edad, el niño/la niña acabará creyendo que la separación de sus padres es porque el/ella haya hecho algo o no ha sido lo suficientemente bueno etc. y esta misma culpa acabará ligada a la convicción – más o menos inconsciente – que por ello no merece ser amado.

Por todas estas situaciones es tan importante que trabajamos el tema de la culpa, porque está íntimamente ligada a una falta de Amor Propio.

La ilusión de la Culpa

La palabra “culpa” de por sí tiene un enorme pero negativo, que ha sido abusada durante siglos en contextos religiosos y manipulativos, precisamente para impedir que la persona ande libre y con la cabeza erguida, sabiendo que es libre de cualquier culpa.

La Libertad de la Responsabilidad

En el camino hacia el Amor Propio no podemos engañarnos eternamente con este tipo de (auto-) manipulaciones.

En la medida en la que nos auto-responsabilizamos por los acontecimientos en nuestra vida, nos auto-empoderamos de nuevo y nos volvemos artífices de nuestra vida.

Al responsabilizarme, dejo de ser víctima y actúo en vez de re-accionar. Esto tiene un efecto inmediato sobre mi medio interno, mis estados emocionales y pensamientos e incluso actúa favorablemente sobro niveles bio-fisiológicos como el sistema inmune.

Y este cambio en nuestro medio interno, llevará consigo un cambio en el mundo externo. Al cambiar nuestra energía, algunas personas y situaciones asociadas al viejo patrón de víctima dejarán de manifestarse.

Y otras nuevas y más elevadas energías de Co-Creador de nuestra vida comenzarán a surgir.

La decisión es tuya, ¿cómo quieres vivir tu vida?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up