Tu Vulnerabilidad – Tu mayor tesoro, tu mayor fortaleza -
Tu Vulnerabilidad – Tu mayor tesoro, tu mayor fortaleza

Tu Vulnerabilidad – Tu mayor tesoro, tu mayor fortaleza

Vulnerabilidad y sensibilidad

Te sientes demasiado vulnerable y sensible? Hay una especie de Magia implícita en nuestras creencias y nuestra responsabilidad y nuestro reto es invertir su significado que ha tenido hasta ahora para nosotros.

Lo que nuestra mayor debilidad, lo que hemos creído que es nuestra mayor debilidad, en realidad es nuestra mayor fortaleza. Es nuestra belleza singular.

Crees que eres demasiado sensible y vulnerable?

¿Crees que eres demasiado sensible?

¿Que eres demasiado soñadora?

¿Que eres demasiado débil?

¿Que eres demasiado buena?

¿Que dices demasiadas veces que si?

¿Que intentas demasiadas veces ayudar a los demás?

¿Que no sabes lo que quieres?

¿Que no sabes decir que no?

Y si le das la vuelta a la Tortilla?

Y si le das la “vuelta a la tortilla,” como dicen y en vez de decir “eres demasiado sensible” dices “eres dotada de una alta sensibilidad”?

Eres dotada de una alta comprensión de los demás, tienes una alta capacidad diplomática, tienes una alta capacidad conciliadora

En resumen, eres un ser humano en toda regla.

Eres una persona que vibra desde su sentimiento, su corazón y desde una sensibilidad hacia los demás y tú entorno. Pues, en hora buena! ¿Qué tiene esto de débil?

¿Qué tiene esto de débil?

Todo lo contrario, estás en plena evolución.

Un ser humano para mi es una persona que está llegando a una profunda comprensión, que es sensible a su propio desarrollo y es sensible al mundo que le rodea, tanto del reino animal como del reino de plantas como de las personas y de su sufrimiento.

Es normal que un ser en desarrollo sufra por el sufrimiento de los demás, porque es un ser sintiente, porque tiene su corazón abierto y esa es precisamente su mayor cualidad.

Tener un corazón abierto, latiente, respirando, sintiendo, no es ninguna debilidad.

Tener un corazón abierto, sin muros y dejar que traspase todo el dolor, los sentimientos de los demás, requiere muchísimo valor.

Requiere mucho valor. Requiere mucha fuerza. Requiere entereza. Requiere sensibilidad. Requiere intuición.

Pero más que estás cualidades, que son más bien efectos secundarios, requiere la determinación de un Alma dispuesta a ver la verdad, a vivir la verdad, a crecer.

De manera, dime, ¿dónde está tu debilidad?

¿Acaso en esto hay un atisbo de debilidad?

¡Felicidades, bienvenida!

¡Eres valiente!

Es tiempo de despojarte de tu vieja creencia que tu sensibilidad es una debilidad. Si en realidad es tu mayor tesoro y es tu brillo singular que puedes aportar a este mundo.

¡Déjalo brillar!

 

Artículo relacionado que también te puede interesar, aquí hablo entre otras cosas sobre la técnica de meditación en el corazón que practico desde hace décadas:

Inspiraciones – Ser Sensible

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up