El vacío, el anhelo de nuestra Alma por la plenitud

El vacío, el anhelo de nuestra Alma por la plenitud

El vacio

El vacío es probablemente un tema que nos concierne a todos. Por qué consumimos, tenemos sexo, consumimos drogas (allí incluyo también drogas socialmente aceptadas), nos distraemos, vemos la tele…todo en algún grado para no tener que sentir este vacío o en otras palabras, que las cosas con las que nos ocupamos a diario, no realmente nutren nuestra esencia.

Como realmente no existe un vacío como tal, quizás es la llamada de nuestra Alma por vivir algo que nos colma. El anhelo por la plenitud.

Si me pregunto: ¿Me satisface la vida que llevo, mis hijos, mi trabajo, mi relación etc.? Seguro que todo ello es muy bonito hasta un cierto grado pero hasta qué punto también nutre mi Alma o hasta qué punto nos damos espacio a nosotr@s mism@s en una relación (pareja, familia, amigos) para que ella nos pueda nutrir a un nivel más profundo, estando realmente presentes en ella.

En la medida en la que no me atrevo a estar presente en mi propia viva, en la misma media es lo que precisamente anhelo; es esto lo que experimento como vacío.

Curiosamente, por un lado lo necesitamos y por otro lado no nos atrevemos a mirarlo porque el dolor es demasiado grande. Tener que confrontar lo que estoy haciendo con mi vida, todo lo que estoy haciendo en mi semana laboral de 6 días en la que no paro de hacer, pero al fin y al cabo dando vueltas alrededor del centro en vez de entrar en él. Y esto nos concierne a todos.

El otro es nuestro espejo. Cuando reformulamos lo que nos molesta en el otro, podemos descubrir lo que necesitamos nosotr@s.

En la medida en la que aprendemos a estar y permanecer con nosotr@s mism@s, cambia todo alrededor nuestr@ y los demás perciben instintivamente nuestra autenticidad y nuestras necesidades, igual que nosotr@s percibimos los suyos y por tanto ya no hay tanta presión de crear límites, sino nos respetamos de manera natural.

Por supuesto siempre hay excepciones pero ellas existen para precisamente se pueda desencadenar una respuesta diferente hacia un cambio en nosotr@s. No son ellos los responsables de nuestra situación, sino nostr@s hemos elegido a estas personas para poder aprender algo sobre nosostr@s. Al fin y al cabo, si no nos respetamos a nostr@s mism@s, tampoco nos respeta nuestro entorno.

Siempre se trata de un proceso. Ahora has comenzado, te has dado cuenta de algunas cosas, te irás dando cuenta cada día de algo nuevo, de manera que también se amable contigo mism@, porque es un proceso y probablemente durará toda nuestra vida.

De manera, si ahora dices “Todo es tan difícil”, recuerda que ya estas andando. No puedes andar más rápido de lo que ya estás haciendo.

Yo por ejemplo atravesé un desierto durante años; esto requiere mucha paciencia y también requiere mucho amor hacía un@ mism@ en el sentido de confianza en el propio Ser: Estás en camino. Te has puesto en camino. Como dicen tan bonito en “El Hobbit”, el camino más grande comienza con poner un pie delante de la puerta y precisamente este es el paso más importante y ya lo has hecho.

Todo lo demás se irá desarrollando, de manera que confía que ya estás andando tu camino y que las cosas se irán desarrollando en a media en la que estás dispuest@ a aceptarlas. Se benevolente contigo mism@, no te fustigues con creencias “No lo conseguiré” etc. No. ¡Ya lo estás consiguiendo!

 

 

 

 

 

<a href="http://www.freepik.com">Designed by Harryarts / Freepik</a>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up