El Observador - MiVidaenmisManos.com
El Observador

El Observador

Cuando nos quedamos atrapados mental y emocionalmente en una determinada situación, solemos magnificar esta situación.

Como ejemplo, recuerda cualquier situación que has vivido hace algún tiempo, como te sentías en este momento y cómo te sientes ahora al respecto.

Esto nos lleva al “Observador”.

El Observador -MiVidaenmismanos.com

El Observador

Normalmente, cuando estamos “inmersos” en una situación, perdemos la visión del observador, esta parte nuestra que está detrás / por encima de lo que pensamos y sentimos; aquella parte nuestra inamovible y no afectada por tormentas emocionales y estados mentales alterados.

Es importante comprender que cualquier situación adquiere el matiz y la energía que nosotros le otorgamos.

Aunque creas que no eres fuerte, en realidad nuestra mente es una máquina poderosísima que se nutre de una cantidad no menos importante de energía, nuestra energía.

Esta energía no tiene ningún valor, simplemente es.
Pero según el valor que le damos (+) o (-), toma un rumbo completamente diferente.

De esta manera acabamos evaluando la misma situación de forma positiva o negativamente.

Depende de nosotros.
La energía simplemente es.
Pero depende de nosotros qué dirección toma.

De manera, al darnos cuenta de ello, se termina el victimismo y nos damos cuenta que es nuestra responsabilidad como nos sentimos en cada situación.

Y ello conlleva directamente un empoderamiento.

En vez de lamentarme de una situación, me doy cuenta que soy el artífice de ella. Por lo tanto, también la puedo modificar.

El mundo exterior como espejo

Nada ocurre porque sí. El mundo exterior es un fiel espejo de mi mundo interno: Si ves por ejemplo enjuiciamiento e hipocresía alrededor tuyo, es porque te toca investigar dónde hay enjuiciamiento e hipocresía en tu propia vida.

La forma de hacerlos es observar. Tan fácil y tan difícil. Imagínate un espectador sentado en una butaca viendo la película que se está proyectando sobre la pantalla de su propia mente.

 

Observa dónde te enjuicias a ti misma y a otras personas.
Observa dónde eres hipócrita en tu propia vida.

Simplemente date cuenta y reconócelo.

Abandona cualquier acto de fustigarte o castigarte por ello.

Simplemente reconócelo. Y observa lo que ocurre en ti al reconocerlo.

Estás perfectamente imperfecta. Todo está bien. Estás justo donde tienes que estar.

La palabra mágica es aceptar.

¿Te apetece apuntarte a un ejercicio práctico?

 

¿Puedes observar las cosas sin juzgarlas?

¿Quieres emprender el emocionante viaje de Amor Propio, de aceptarte y respetarte con todas tus luces y sombras?

Soy Kerstin Godchild, Psicóloga Transpersonal y te acompañaré en este viaje íntimo hacia ti misma.

Si quieres conocerme y saber cómo trabajo, solicita una Sesión de Descubrimiento gratuita en este enlace o en el formulario más abajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll Up